2 jul. 2008

Donde no hubo becas, no habrá FPU ' s ni estancias breves

Este año parecía que no iba a haber Becas de Formación de Profesorado Universitario. Pero las habrá, aunque la convocatoria haya sido publicada tras el plazo legal que, en un principio, parecía imponerse el Ministerio, con mayúsculas. Los que deseen "estancias breves," estos esperarán todavía más.

El hecho de que éstas no exitan, implica una reducción de investigadoras e investigadores, futuros miembros o "miembras" de la comunidad científica. Hemos detectado, como investigadores que somos, que esto, al parecer no es nuevo en "democracia." En situaciones de crisis la democracia española, cual sastre, recorta un poquito por aquí y otro poquito por lo social. Como siempre.

En 1979 el rector de la Universidad de Salamanca, Julio Rodríguez Villanueva se lamentaba de que "existen hoy para todo el país menos becas para la formación de investigadores incluso que las propuestas en el cuarto Plan de Desarrollo. Entonces se proponían 4.000 y ahora son realmente del orden de unas mil" [1]. Estas palabras recogidas en el semanal comunista de Mundo Obrero, no medía más que el grado de democracia alcanzado durante la etapa de Adolfo Suárez. Aunque para ello se empleasen termómetros nostálgicos de los Planes de Desarrollo (que por cierto, el IV plan nunca se llegó a aplicar al morirse, entre tanto, el dictador).

Hoy el mundo obrero parece no sentirse preocupado por unas personas que no son, ni lo serán hasta entrado el tercer año, considerados como trabajadores. Pero más grave aún resulta ver que en periodos de crisis, aunque el ministro de economía de turno evite pronunciarla, los recortes siguen siendo en materia de investigación. Nos preguntamos, entonces, por qué es tan difícil investigar, y por qué siempre acaban pagando los más débiles. Termometro, éste, de nuestra "democracia."

[1] FERRANDEZ LALONDO, Pacho: « Energías alternativas (I): No hay soluciones únicas », Mundo Obrero Semanal, n° 25, mayo-junio 1979, p. 25.